Página 24 - MAHJONG EXPO

Versión de HTML Básico

Sus orígenes fueron parte fundamental de su formación, ya que
desde muy pequeño aprendió a utilizar el telar y los pigmentos
naturales,
los cuales, aunque lo cautivaban, no lograban invitarlo
a pintar todavía. A finales de la década de 1980, Pantaleón emigró
a San Francisco, Estados Unidos, con el fin de estudiar periodismo,
ése era su anhelo, pero cuando comenzó a incursionar en la escena
artística, ésta, lo atrapó. Su primera exposición
fue de textiles, en 2000, en el Hotel San Rafael,
en California. Más adelante descubrió el óleo y
residió en el extranjero durante 15 años, en los
que comenzó a llamar la atención de importantes
galerías y coleccionistas, gracias a su manejo de
pigmentos, texturas y a la influencia de las técnicas
oaxaqueñas ancestrales en su obra, así como a su
contenido pictórico tradicional.
Pantaleón no conoce límites en cuanto al discurso creativo o materiales.
Desde que regresó a Oaxaca, comenzó a experimentar con elementos
típicos de la región como la cera y la grana cochinilla, para posteriormente
retomar el textil, al que impregna su toque abstracto y colorido.
La obra de este creativo no ostenta estilos o pretensiones, ni
arquetipos o reglas, ya que puede pintar con las manos o con los
pies, en óleos importados o en mantas improvisadas. La única
constante en su obra es la libertad creadora, sin importar si se trata
de escultura, tapetes u óleos, así como también las emociones que
plasma y transmite exitosamente al espectador que se deja seducir
por sus creaciones.
Pantaleón Ruiz
“NO CREO EN LA INSPIRACIÓN,
CREO EN EL TIEMPO Y EL ESPACIO,
EN LAS EXPERIENCIAS SENSORIALES
DE CADA VIVENCIA”.