Página 11 - MAHJONG EXPO

Versión de HTML Básico

Hay quien dice que para un artista su obra funge como espejo
de su alma, como un reflejo de sus sueños y aspiraciones.
Para la oaxaqueña Ana Santos, dicho argumento es una premisa
imprescindible a la hora de crear. A lo largo de su carrera, Santos
se ha instruido en diversos talleres de cine, medios audiovisuales,
animación, performance y gráfica, además de su licenciatura en
Ciencias de la Comunicación. Así mismo, obtuvo en
dos ocasiones la beca Jóvenes Creadores del Fondo
Nacional para la Cultura y las Artes, entre otros
financiamientos y reconocimientos a su proyectos.
La personalidad misteriosa e inquieta de Ana
también la ha llevado a ser pionera en Oaxaca
con el street art. Su primer acercamiento a este
tema fue en 2003, cuando desarrolló “Sombras en
la Calle”, una intervención en espacios públicos
en los que capturaba, a través de la pintura, la
sombra de los transeúntes en las paredes. “Una pulsión interna me
ha llevado en mi trayecto a hacer arte público utilizando los muros
viejos de la ciudad como soporte, o montar un video experimental,
ir de un tema a otro sin una pretensión”.
Es verdad que el arte es materia de virtuosos, no sólo en técnica y
estética, sino también en contenido; cuando una pieza carece de
honestidad y pureza, el arte pierde sentido. Ana sabe y vive bajo ese
precepto: “Siempre he pensado que el mercado es una consecuencia
y no un fin, hay que trabajar desde la sinceridad”.
Ana Santos
ANA SANTOS EXPLICA
QUE SU TRABAJO ARTÍSTICO
ES UNA
REFLEXIÓN DE SU EXISTENCIA,
UNA
CUESTIÓN ÍNTIMA.